Participación Pública

La Directiva Marco de Aguas (DMA, en adelante) exige en su artículo 14 que la participación del público sea parte fundamental del proceso de planificación hidrológica.

La transposición a la legislación estatal de la DMA (efectuada por Ley 62/2003) está contenida en el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas (TRLA, en adelante). El desarrollo reglamentario del proceso de la planificación hidrológica, así como el procedimiento de participación pública asociada, se hace mediante el Real Decreto 907/2007, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de la Planificación Hidrológica.

Este Reglamento de la Planificación Hidrológica (RPH, en adelante) desarrolla en la 'Sección 2ª Participación pública' los mecanismos de participación pública que deben abordarse en el proceso de planificación hidrológica, de acuerdo a los preceptos que para ello establece la Directiva Marco de Aguas.

Se definen así los tres componentes fundamentales de la participación: la información pública, la consulta pública y la participación activa, desarrollando el modo y momentos en que deben desarrollarse.

La importancia de la participación pública en el proceso de planificación hidrológica se plasma en la exigencia por parte del artículo 63 del RPH, de que el Plan Hidrológico contenga 'un resumen de las medidas de información pública y de consulta que se hayan aplicado durante su tramitación, sus resultados y los cambios consiguientes efectuados en el plan'.

Por tanto, la Participación Pública en el proceso de Planificación de la DMA (Directiva Marco de Aguas) se establece en tres niveles crecientes de implicación, a saber:

Información Pública

Se asegurará la disponibilidad de la información y documentación necesaria para el desarrollo del proceso de planificación.

Consulta Pública

Se asegurará la disponibilidad de los mecanismos para hacer efectiva la participación mediante alegaciones y su contestación motivada.

Participación Activa

Se fomentará la participación de los ciudadanos en el proceso de planificación.